CONSTRUCCIÓN SOSTENIBLE: Planificar para reducir los efectos del cambio climático.

//CONSTRUCCIÓN SOSTENIBLE: Planificar para reducir los efectos del cambio climático.

CONSTRUCCIÓN SOSTENIBLE CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO.

CONSTRUCCION SOSTENIBLE CONTRA CAMBIO CLIMÁTICO

CONSTRUCCION SOSTENIBLE CONTRA CAMBIO CLIMÁTICO

Se están desarrollando planes de acción integrales para crear una respuesta coordinada a los desafíos del cambio climático. Los objetivos y metas para las emisiones basadas en el consumo son importantes para guiar la planificación estratégica y la toma de decisiones, mejorar la rendición de cuentas y comunicar la dirección correcta a las empresas y al público.

Los funcionarios de gobiernos nacionales y regionales están trabajando con el sector privado, las organizaciones internacionales y la sociedad civil para generar cambios en todos los niveles, desde intervenciones estructurales en cadenas de suministro e industrias hasta elecciones individuales.

Esto muestra una comprensión cada vez mayor del papel de las ciudades en la reducción de los efectos adversos del aumento de las temperaturas provocado por el cambio climático.

Según el informe Smart Sustainable Cities: Reconnaissance Study, las ciudades son responsables del 67% de la demanda mundial de energía y consumen el 40% de toda la energía. Los centros urbanos son responsables del 70 por ciento de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, lo que contribuye en gran medida al cambio climático y sufren cada vez más los desastres naturales.

Las ciudades ya están experimentando los efectos del cambio climático; los planes de acción y las directrices locales abordan estas preocupaciones y tienen como objetivo ofrecer respuestas adecuadas y localizadas a los riesgos a los que están expuestos.

Organismos internacionales dedicados a actuar sobre el cambio climático han desarrollado recursos para ayudar a los gobiernos municipales a orientar estrategias urbanas sostenibles. Uno de estos recursos es el C40 Knowledge Hub, poblado y mantenido por C40 Cities Climate Leadership Group. Según su base de datos, el número de ciudades que desarrollan planes integrales de acción climática está aumentando.

CONSTRUCCIÓN SOSTENIBLE CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO.

En 2020, al comienzo de la pandemia, se lanzó Amsterdam City Doughnut. El proyecto se basa en el concepto de economía de donut de la economista británica Kate Raworth, un modelo alternativo al modelo de economía de crecimiento. El modelo ahora es adoptado formalmente por el municipio de Ámsterdam como punto de partida para las decisiones de política pública. Esta es la primera ciudad del mundo en asumir tal compromiso, pero las ciudades de Bruselas, Melbourne, Berlín y Sydney han comenzado a financiar iniciativas para seguir el ejemplo.

El modelo pretende actuar como una brújula que empoderará a la ciudad para alcanzar sus objetivos climáticos, sociales y económicos sin perjudicar a ninguna de las partes. Con respecto a los esfuerzos climáticos, el plan incluye proyectos que mejoran el suministro de agua, la captura de carbono, el apoyo a la biodiversidad y la recolección de energía.

San Francisco ha desarrollado uno de los planes de acción climática más completos y ambiciosos que tiene como objetivo el consumo y las emisiones sectoriales. El Plan de Acción Climática 2021 se desarrolló a través de un proceso inclusivo que ha puesto la justicia climática en el centro. El proceso reunió a departamentos de la ciudad, residentes, organizaciones comunitarias y empresas, con un enfoque particular en la inclusión de diversas comunidades. Se enfoca en reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y se conecta a un plan separado de resiliencia climática y de amenazas¡.

Si bien la mayoría de los planes incluyen un conjunto complejo de estrategias coordinadas, incluso las regulaciones singulares pueden tener un impacto significativo en la forma en que funcionan y se ven las ciudades.

A fines de abril, el sur de California instituyó importantes limitaciones sobre cómo los residentes pueden usar el agua. A partir del 1 de junio, los residentes solo podrán regar sus jardines una vez por semana. Si las condiciones empeoran, el distrito podría imponer limitaciones aún más estrictas, incluida la prohibición total de cualquier riego al aire libre que no sea esencial. Dado que se estima que el 30% del uso diario de agua de una familia se destina al riego exterior, reducir el riego puede ser una forma impactante de ahorrar agua.

Las estrictas limitaciones de riego, combinadas con las altas temperaturas que experimenta el sur de California durante los meses de verano, podrían obligar a los residentes a reemplazar los exuberantes jardines y los abundantes jardines de flores con plantas nativas tolerantes a la sequía.

Diseñar en torno a la escasez de agua no es tan simple como deshacerse de todas las plantas sedientas y reemplazarlas con especies mejor adaptadas a las condiciones secas. Las nuevas soluciones de diseño también están considerando otras técnicas de ahorro, como la recolección, la captura y almacenamiento de agua pluvial así como la reutilización de aguas grises.

En medio de condiciones regulares de sequía, las agencias de la ciudad se están volviendo más flexibles cuando se trata de aprobar nuevas regulaciones para exigir plantas tolerantes a la sequía, incentivar la eliminación de césped e incluso la reutilización del agua de los lavabos y duchas.

CONSTRUCCIÓN SOSTENIBLE CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO.

www.plb.cat

info@plb.cat

tel. 93 303 74 43.

 

 

 

2022-08-09T18:06:01+02:00 martes, 19 de julio de 2022|PLB NOTICIAS|